© 2017 by NicoCastellanos

En Sexological Bodywork tenemos un código ético profesional que debemos respetar.
 
  • Reconocemos la importancia del consentimiento y el poder de elección en todas las interacciones profesionales con individuos o grupos. Como Sexological Bodyworkers nos esforzaremos en dar opciones a nuestros clientes para que ellos elijan la más conveniente para su desarrollo. El cliente jamás será coaccionado para participar en ninguna actividad, evento o ejercicio. Como Sexological Bodyworker informaremos y educaremos a nuestros clientes en el consentimiento y la elección. Creando espacios seguros donde se puedan ejercer ambas cosas.
     
  • Las prácticas pueden incluir contacto físico. En estos casos, por la seguridad de ambas partes, el tipo de contacto se limitará a lo acordado, será un contacto consciente y buscará el crecimiento del cliente, El consentimiento será verbal y escrito, si es considerado apropiado, antes de comenzar cualquier ejercicio.
     
  • En relación al contacto físico con los clientes:
     
    • Las sesiones tienen como centro al cliente, por tanto, sus límites son de suma importancia y serán siempre respetados.
       
    • Una vez negociados y acordados los límites, se mantendrán y respetarán a lo largo de toda la sesión y jamás se re-negociarán o cambiarán durante la misma. Mantener los límites, también significa que se parará la sesión cuando el cliente lo considere.
       
    • Entendemos la dinámica de poder que se puede generar en una sesión, pero nunca la utilizaremos para sacar provecho de nuestros clientes.
       
    • Como Sexological Bodyworker nos mantendremos vestidos durante toda la sesión. El contacto con el cliente es uni direccional aunque para educarse en prácticas eróticas interpersonales el cliente puede traer a un compañero o compañera si lo considera adecuado.
       
    • Somos conscientes y debemos concienciar a nuestros clientes, que las sesiones no son para satisfacer al practicante, ni para satisfacer el deseo de una conexión romántica por parte del cliente.
       
    • No tendremos ningún tipo de contacto sexual con nuestros clientes fuera de las sesiones.
       
    • En caso de que se produzca algún tipo de atracción entre el cliente y el practicante (en cualquiera de las dos direcciones). La discutiremos con el fin de mantener los límites profesionales y la protección del trabajo.
       
  • Reconocemos la importancia del bienestar físico, a parte del emocional, mental, espiritual y sexual. Por lo tanto, para proteger la salud, tanto la nuestra como la de nuestros clientes, existe un protocolo de trabajo que consiste en el uso de guantes y lubricantes de alta calidad para contacto íntimo y la higiene del espacio y material de trabajo.
     
    • Es nuestra responsabilidad asegurarnos de tomar todas las precauciones posibles para evitar la transmisión de infecciones o enfermedades. Y asegurarnos que el cliente también las toma.
       
  • Deberemos mantener reuniones periódicas con otros compañeros a modo de supervisión y con el fin de resolver cualquier duda que nos pueda surgir.
     
  • Como practicantes debemos ser conscientes de nuestros conocimientos y límites a la hora de aceptar un nuevo trabajo, rechazando aquellos en los que nos consideremos insuficientemente cualificados.
     
  • La relación con el cliente terminará cuando el servicio ya no sea necesario o cuando alguna de las dos partes lo considere oportuno. En ese caso, es importante dar soporte a los clientes en esta transición.
     
  • Cancelaremos la sesión cuando sintamos que el cliente esta bajo los efectos de las drogas o el alcohol.
     
  • Toda la información será tratada con confidencialidad. En caso de utilizar información de las sesiones para investigación, educación y supervisión mantendremos el anonimato de nuestros clientes.